¡Camarero! ¡Una de mejillones!

En cualquier bar gallego se puede conseguir una tapa de mejillones pero, ¿de dónde vienen? Casi todos sabemos que se cultivan en las famosas bateas, pero pocos saben lo que realmente ocurre debajo de ellas.Cuerdas de mejillón bajo las bateas. Foto: Pablo Pita

Las rías gallegas son antiguos valles fluviales invadidos por el mar, dando lugar a ecosistemas ideales para el crecimiento de especies marinas. Son aguas muy productivas gracias al afloramiento, por lo que son perfectas para la instalación de bateas en las que se cultivan especies como el mejillón, la ostra o las almejas, aunque el mejillón es con diferencia el que más bateas ocupa. Los polígonos de mejillón se sitúan en las rías de Vigo, Pontevedra, Arousa, Muros-Noia y Ares-Betanzos.

El número de bateas viene determinado por las autoridades autonómicas, y se distribuyen en polígonos.

Polígono de bateas en la Ría de Vigo. Foto: Lalo R. Villar

El proceso comienza con la obtención de la semilla o “cría”, que puede realizarse por medio de colectores artificiales en la propia batea aprovechando el desove del mejillón (de marzo a julio), o recogiendo la cría directamente del medio natural (de octubre a abril), es decir, arrancándola de las rocas. Posteriormente la cría se coloca en las cuerdas, envolviéndolas con la ayuda de una red fina. En pocos días la cría ya se fija a la cuerda mediante el biso y permanecerá unos 6 meses hasta que se produce el desdoble. Esto consiste en izar las cuerdas y seleccionar el mejillón, tras lo que se vuelve encordar, obteniendo entre 2 o 3 cuerdas por cada una de las primeras. Cada batea puede llevar de hasta 500 cuerdas, dando una producción media de 45-50 Tm/año.

Sacando las cuerdas. Foto: Joan Revillas

La mayor temporada de cosecha es de octubre a marzo, cuando el mejillón esta próximo a reproducirse y su peso es mayor. Sin embargo, se pueden cosechar mejillones durante todo el año, ya que la operación escalonada de una batea permite mantener cuerdas de cría, de engorde y de cosecha simultáneamente.

Actualmente existen unas 3.300 bateas dedicadas al cultivo de esta especie que producen un total de 270.000 Tm al año solo en Galicia, lo que representa un 94% de la producción española y un 50% de la producción mundial. La producción media por batea es de 50 toneladas.

Suelen ser explotaciones de tipo familiar, generando unos 11.500 puestos de trabajo directo y 7.000 indirectos. Y es que el mejillón es uno de los sectores estratégicos para la economía gallega, con una facturación anual que se mueve alrededor de los 100 millones de euros.

Y por si a alguien le entra hambre con tanto leer sobre mejillones, aquí va un enlace a una página de recetas de cocina gallega.

Fuentes: Galicia para el mundoAmegrove,  Blog Ciencias marinas y otros asuntos y Organización de productores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s